La cafeína se encuentra en el té, el café, muchos refrescos, los analgésicos (medicamentos para aliviar el dolor) y otros fármacos de venta sin receta médica. En su forma natural, la cafeína tiene un sabor muy amargo. Pero la mayoría de las bebidas que la contienen están suficientemente procesadas como para camuflar o disimular su sabor amargo.

Muchas personas tienen la sensación de que la cafeína les aumenta el nivel de alerta mental. Dosis altas de cafeína pueden provocar ansiedad, mareo, dolores de cabeza y nerviosismo. La cafeína también puede interferir con la pauta normal de sueño.

La sensibilidad a la cafeína (la cantidad de cafeína que produce efectos en quien la toma) varía de una persona a otra. Como promedio, cuanto menor sea el tamaño de la persona, menor será la cantidad de cafeína necesaria para producir efectos secundarios. La sensibilidad a la cafeína se ve afectada en gran medida por la cantidad de esta sustancia que ingiere una persona cada día. La gente que ingiere mucha cafeína de forma regular desarrolla enseguida una menor sensibilidad a esta sustancia. Esto significa que puede necesitar una cantidad mayor de cafeína para lograr los mismos efectos. 

La cafeína es un diurético suave, lo significa hace orinar más (hacer más pis). Beber una cantidad moderada de cafeína es poco probable que cause deshidratación, pero lo mejor es no consumir demasiada cafeína en los días calurosos, durante el entrenamiento o en otras situaciones en que se puede sudar mucho.

1. Nos mantiene alerta

La cafeína es el componente más importante del café, y el psicoactivo más consumido del mundo. Nada más tomar un café, la cafeína actúa en el cerebro, bloqueando un neurotransmisor, la adenosina, que hace que aumenten otras sustancias como la dopamina o la norepinefrina, que aceleran la actividad cerebral.

 

Muchos estudios realizados en humanos muestran que el café mejora varios aspectos de la función cerebral. Esto incluye la memoria, el ánimo, la vigilancia, los niveles de energía, los tiempos de reacción y la función cognitiva general. A cambio de estas ventajas el café nos mantiene despiertos por más tiempo, lo que puede provocar trastornos del sueño. Por eso la mayoría de expertos recomiendan no tomar más de cuatro tazas al día.

Thank you for watching

2. Nos ayuda a quemar grasas

La cafeína está presente en la mayoría de suplementos alimenticios que, se supone, nos ayudan a adelgazar. Es una de las pocas sustancias naturales que ayudan a la quema de grasas. La única mala noticia, es que estos efectos positivos de la cafeína van disminuyendo en los grandes bebedores.

3. Mejora nuestro rendimiento físico

Muchos atletas toman varias tazas de café antes de competir, ya que la cafeína aumenta los niveles de adrenalina. Esta hormona prepara a nuestro cuerpo para un esfuerzo físico excepcional: hace que las células grasas descompongan la grasa corporal, liberándola como ácidos grasos libres, que usamos como combustible cuando hacemos ejercicio.

4. Contiene nutrientes esenciales

Solemos pensar en el café como una simple mezcla de agua y cafeína, pero la infusión tiene muchos otros nutrientes esenciales para nuestro organismo. Una taza de café contiene riboflavina (vitamina B2), ácido pantoténico (vitamina B5), manganeso, potasio, magnesio y niacina.

 

El café es, además, la mayor fuente de antioxidantes de la dieta occidental, pues tiene más que la mayoría de frutas y vegetales.

UPGRADE YOUR BODY

$480.00 Precio
$398.00Precio de oferta
    • White Facebook Icon
    • White Twitter Icon
    • White YouTube Icon
    • White Instagram Icon